Evangelización y Educación en la Fe

Pastoral Pastoral

Evangelizar a las/os jóvenes es la primera y fundamental finalidad de nuestra misión, colaborar con el Espíritu Santo a fin de hacer crecer a Cristo en el corazón de las/os jóvenes (cf. Const. 7).

El objetivo final de esta Comisión es la síntesis fe-vida en la cultura actual: ayudar a madurar la fe como valor central de la persona y de su visión del mundo; una fe crítica y abierta al diálogo con las nuevas exigencias educativas y desafíos culturales; una fe comprometida para llevar a la práctica su escala de valores; una fe que expresa su dimensión social en la opción por los más pobres, los más desfavorecidos.

 

Opciones específicas que queremos privilegiar:

  • Cuidar los elementos educativos del ambiente, de modo que los procesos y las estructuras sean coherentes y estén abiertos al Evangelio.
  • Promover el desarrollo de la dimensión religiosa de la persona.
  • Ofrecer una primera evangelización que ayude a vivir una verdadera experiencia de fe personal, mediante la presentación significativa de la persona de Jesús, el contacto con la Palabra de Dios, oportunos momentos celebrativos y un adecuado acercamiento a los más pobres.
  • Desarrollar un itinerario sistemático de educación en la fe, hacia una opción de vida en la Iglesia.
  • Asimilar y vivir los valores de la Espiritualidad Juvenil Salesiana.
  • Animar la apertura misionera en los jóvenes, que les ayude a ser testigos y anunciadores en su propio ambiente, voluntarios en movimientos de solidaridad, colaboradores de la misión en otros pueblos,...
  • Proponer la orientación vocacional ayudando a los jóvenes a situarse frente a su propio futuro con actitud de responsabilidad y generosidad, abiertos a la palabra de Dios y acompañándolos en el descubrimiento de la propia vocación en el compromiso de transformación del mundo según el proyecto de Dios.

MIEMBROS

La Comisión está coordinada por una FMA nombrada por la Inspectora y su Consejo que trabaja en estrecha colaboración con una hermana responsable para la zona de Canarias.

Los miembros de la Comisión, cuyo número puede ser variable, asumen la animación de las siguientes responsabilidades:

    • Grupos de fe
    • Pastoral vocacional
    • Oratorios-Centros Juveniles.
    • Pastoral escolar.
    • Animación misionera.
    • Catequesis parroquial
    • Integración social.
    • Arte y Cultura.

FUNCIONES

  • Ayuda a las Coordinadoras Locales de Pastoral a desarrollar su misión.
  • Promueve la formación y puesta al día de Hermanas, Catequistas, Animadoras y Animadores.
  • Potencia las Escuelas de Catequistas y de Animadores a nivel local e Inspectorial.
  • Impulsa la Pastoral vocacional
  • Impulsa la animación misionera asumiendo y coordinando actividades e iniciativas.
  • Sensibiliza a las FMA para que promuevan el Asociacionismo en las Casas: Grupos de Fe (Nuevos Horizontes, Tierra Nueva y Catecumenado Juvenil Salesiano) y Oratorios y Centros Juveniles, impulsando su inserción en las Federaciones El Patio (Andalucía) y Aseró (Canarias).
  • Vela para que los Oratorios y Centros Juveniles sean ambientes educativo-evangelizadores.
  • Reflexiona los documentos de la Iglesia, de la Congregación, de Organismos Oficiales, de las Federaciones y Confederación Don Bosco, que hacen referencia al sector específico.
  • Anima a dar respuestas audaces y creativas a las necesidades de los niños, niñas y jóvenes en cada realidad.
  • Potencia el sentido de pertenencia al Movimiento Juvenil Salesiano (MJS) y la profundización de la Espiritualidad Juvenil Salesiana.
  • Promueve la participación juvenil en encuentros nacionales e internacionales del MJS.
  • Participa en los encuentros que promueve la Delegación/Coordinadora Nacional de Pastoral Juvenil, trabajando en coordinación y comunicación con las distintas comisiones y la Iglesia Local.
  • Orienta para que en cada Casa se realice el Presupuesto de pastoral anual.
  • Promueve la sensibilidad e implicación ante las crecientes situaciones de pobrezas.
  • Anima para que en cada casa se favorezca, de modo gradual, el contacto de niños y jóvenes con las pobrezas del entorno, y hagan de ellas un lugar teológico.
  • Potencia la expresión artística y musical como lenguajes educativos propios de nuestra tradición salesiana.
Valora este artículo
(0 votos)
Inicia sesión para enviar comentarios

Más en esta categoría: